Inicio » Blog de Dragones » Pez Dragón Negro, el terror de las profundidades

Pez Dragón Negro, el terror de las profundidades

En las aguas más profundas habita el pez dragón, un ser que parece surgido de las más oscuras pesadillas y a cuyo serpentino cuerpo solo se faltan las alas para parecer un terrible dragón negro. Descrito por primera vez en 1906, se trata de un pez abisal de piel lisa sin escamas, cuerpo muy alargado y una gran cabeza de boca y colmillos enormes, provisto también de un apéndice luminoso a modo de barba que utiliza para atraer a sus presas mediante movimientos hipnóticos… no te dejes engatusar, que muerde! A continuar te mostraremos las principales características de esta peculiar criatura.

Se trata de una criatura extraña como casi todos los seres abisales, presenta un gran dimorfismo sexual lo que significa que la hembra es muy distinta al macho. La hembra es mucho más grande y alargada, de color negro como la pez, con aletas pélvicas rayadas, barba en el maxilar inferior y enormes dientes, mientras que los machos son mucho más pequeños, de aspecto casi larvario, tienen color marrón oscuro, no tienen aletas pélvicas ni barba, sus dientes son menos numerosos y mucho más pequeños y carecen de aparato digestivo. Aparentemente la única función del macho es reproductiva, tienen una vida tan corta que morirán antes de necesitar alimentarse… aún son muchas las cosas que los científicos desconocen sobre estos animales, su ciclo de vida es una de ellas

Pez Demonio, otro nombre del Idiacanthus Atlanticus

El pez marino conocido como Dragón Negro tiene el nombre científico de Idiacanthus Atlanticus y pertenece al género Idiacanthus junto a sus parientes Idiacanthus antrostomus y Idiacanthus fasciola. Pertenecen a la familia de los estómidos o Stomiidae, también conocidos como peces demonio y cuyo nombre proveniente del griego hace referencia a sus enormes bocas, debido a las cuales también se les llama en ocasiones pez cabeza de dragón

Tanto los Idiacanthus como los Stomiidae son peces abisales que viven solo a grandes profundidades en los océanos, en su mayoría en el Atlántico y Pacífico, en las aguas subtropicales y templadas del hemisferio sur. Son seres de hábitos nocturnos, suelen permanecer entorno a los 500 metros de profundidad durante el día pero a las noches las hembras se sumergen hasta la zona entre los 1000 y 2000 metros bajo la superficie para alimentarse. Al Idiacanthus Atlanticus también se le denomina en ocasiones pez dragón abisal por las profundidad a la que habita, aunque solo la hembra está provista del apéndice luminoso que le permite llegar hasta las profundidades más oscuras e inhóspitas

También conocido como Pez Alien

Son muchos lo que apodan a este animal el Pez Alien, en parte debido a lo extraños que son todos los peces abisales, que comparados con otros moradores tanto de aguas menos profundas como de la superficie parecen seres de otro mundo, pero más concretamente por parecerse mucho a los alienígenas de la saga de películas de Alien que comenzó con Alien el octavo pasajero. Al igual que estos son de un negro oscuro y brillante, tienen enormes cabezas con ojos pequeños y bocas grandes con grandes colmillos… aún más horribles en el caso del pez dragón negro!

Similitudes con el Dragón Negro

Los dragones negros representados en sagas literarias como la de Dragonlance se distinguían por tener el cuerpo más alargado y serpentino de entre todos los tipos de dragones, por tener la escamosa y brillante piel de color negro ébano y por utilizar la noche para camuflarse y atacar a sus víctimas y enemigos. El pez dragón tiene un cuerpo completamente negro y alargado que le hace parecer una serpiente además de utilizar también la oscuridad en la que vive en su propio beneficio durante la caza. Los dragones negros también destacaban por ser poderosos hechiceros, el pez dragón abisal no usa la magia pero si la luz que produce para engañar a sus víctimas a las que hipnotiza antes de lanzarse sobre ellas y atraparlas en sus horribles fauces. También es llamado pez dragon chino en algunas culturas orientales, ya que su cuerpo alargado también le asemeja a los dragones chinos que son el tipo de dragón mitológico con la fisionomía más cercana a una serpiente gigante

Un pez con luz que caza mediante bioluminiscencia

Como otros peces marinos que habitan a gran profundidad, en las profundidades abisales a las que la luz solar no es capaz de llegar, el pez dragón negro tuvo que evolucionar para sobrevivir. Aparte de adaptar su cuerpo para resistir la alta presión del agua y sus ojos para poder captar a la casi inexistente luz también ganó la capacidad de producir su propia luz. El Dragón Negro es un pez con luz en la cabeza, su capacidad bioluminiscente proviene de unos órganos llamados fotóforos que el dragón es capaz de iluminar a voluntad, tanto macho como hembra tienen uno bajo cada ojo cuya luz utilizan para guiarse ellos mismos y las hembras además tienen uno en la punta o puntas de su barba que usan para atraer hipnóticamente a sus presas. Como si de un cebo de pesca se tratara mueven lentamente su barba de puntas resplandecientes atrayendo así a sus curiosas presas

Se cree que el pez dragón abisal es capaz de producir dos tipos de luz diferentes, ambas de gran longitud de onda y en un rango perteneciente a la zona infrarroja del espectro electromagnético y que por lo tanto serían imperceptibles por el ojo humano. Al contrario que otras especies luminiscentes que solo utilizan su luz para cazar atrayendo a sus presas y no para ver su entorno, no siendo capaces de detectar su propia luz, el pez dragón si es capaz de ver al menos una de la luces que produce, lo que le da ventaja en cuanto a visibilidad respecto a otros moradores de la zona abisal. Se cree que los fotóforos bajo sus ojos emiten una luz más rojiza que el pez dragón es capaz de captar y usa para guiarse mientras que la luz de su barba es más azulada e invisible a sus ojos, siendo la que utiliza para atraer a sus presas que si son capaces de verla

Zona Abisal, su inhóspito hábitat

Denominamos zona abisopelágica o abisal a la parte del océano que está comprendida entre los 4000 y 6000 metros de profundidad. Estrictamente hablando el pez dragón negro pertenece a la zona batial o batipelágica situada entre los 1000 y 4000 metros bajo la superficie, aunque es fácil confundir estos dos niveles ya que a partir del kilómetro de profundidad no llega nada de luz solar y la poca que existe proviene de los organismos luminiscentes que puedan vivir por esos lares

El término abisal hace referencia a abismo, lugar profundo y oscuro. Estas regiones además de oscuras son muy frías, tienen presión hidrostática extrema y pocos nutrientes. Encontrar comida es una ardua tarea, el poco alimento existente es en forma de restos detritos que caen desde la superficie, microorganismos o directamente otros animales mediante la depredación

Debido a las similitudes entre las zonas abisal y batial se suele identificar por igual como fauna abisal a las que viven tanto en una como en otra. Muchos de estos seres tienen funciones metabólicas lentas para conservar energía siendo económicos, algunas especies ni siquiera tienen ojos. No es el caso del pez dragon abisal que ha evolucionado hasta ser uno de los depredadores más terribles de todas las zonas abisales de los océanos

El pez dragón negro tiene un tamaño enorme comparado con otras criaturas de las profundidades oceánicas, podría llamársele el pez dragon gigante de los abismos… aunque solo porque las criaturas abisales con bastante pequeñas en su gran mayoría. La hembras son mucho más grandes con un longitud que suele ser de entre 38 y 53 centímetros, mientras que los machos no sobrepasan los 7,6 cm. Los macho no se alimentan durante su corta vida mientras que las hembras de pez dragón lo hacen de pequeños peces y crustáceos a los que atraen con gracias a sus fotóforos

Los peces feos, sus moradores

Por desgracia para los peces abisales la gran mayoría de sus especies podrían considerarse bastante feas… sus cuerpos adoptan formas poco convencionales para soportar la gran presión del agua, algunas alargadas como serpientes y otras aplanadas y rechonchas. Muchos de ellos desarrollan extraños apéndices luminosos para poder ver algo, mientras que otros son completamente ciegos y desarrollan barbas y púas tanto como forma de tantear su entorno como defensa. Las presas son escasas así que las enormes bocas y colmillos también son habituales para evitar en la medida de los posible que estas puedan huir

Peces con ojos saltones

Los peces abisales tienen ojos con una gran variedad de formas, los hay desde diminutos o incluso inexistentes en algunas especies hasta saltones o enormes en otras, con los que intentan captar la poca luz que pueda existir a su alrededor. Ejemplos de ojos grandes podrían ser los del malcarado plateado o el maurolico de maller, mientras que ojos saltones serían los macrúridos, el pez ojo de tubo o los propios dragones negros, aunque solo en estado larvario en el que sus ojos son apéndices que al madurar se retraen hasta el cráneo. Podría existir confusión con el pez ojos de dragón, también conocido como pez telescopio de la familia de las carpas, pero se trata de un pez común que solemos ver en los acuarios de nuestras casa con lo que no tienen nada que ver con el terrible pez dragón

Dientes transparentes y otras curiosidades

El pez dragón abisal o al menos la hembra de esta especie está dotada de unos dientes enormes, tan grandes en algunos casos que se ha descubierto especímenes que no podían cerrar la boca completamente. Además este pez con dientes ha desarrollado una ventaja evolutiva muy curiosa ya que sus colmillos son casi transparentes para así no reflejar la luz y poder mantenerse invisibles a la hora de atacar a sus presas. La escasa luz de la zona abisal, unida a la piel completamente oscura del dragón negro y a sus colmillos transparentes le convierten casi en un pez invisible a la hora de cazar

Los Idiacanthus Atlanticus recién nacidos podrían considerarse peces transparentes, ya que cuando salen de sus huevos sus larvas son cristalinas, no poseen ningún color. Por otras parte sus ojos están ubicados en los extremos de unos tallos carnosos que según el pez madure irán disminuyendo de tamaño. En esta fase el pez dragón negro cambiará su tonalidad, marrón oscuro para los machos y negro para las hembras. El pez alien es ovíparo, se reproduce mediante el depósito en el exterior de huevos planctónicos que contienen a sus larvas

Pez Vívora, uno de sus familiares cercanos

El pez vívora o Chauliodus es otro de los horribles moradores de la zona abisal, pariente del pez dragón negro ya que ambos son peces demonio o Stomiidae. Tienen más características en común que diferencias, con lo que a menudo los confundimos. El pez vívora también es alargado con enormes cabeza, boca y dientes, aún mayores que los del dragón, lo utilizan para literalmente empalar a sus presas tras nadar contra ellas a gran velocidad, también en capaz de desencajar su mandíbula para abrirla de forma descomunal. En vez de barba luminiscente tienen un fotóforo en la punta de una aleta tras la cabeza, con la misma finalidad de caza, además de otros puntos luminosos a lo largo de su vientre. Su color es ligeramente más azulado

Pez Borrón, solo un vecino famoso

El pez gota también llamado pez borrón o científicamente Psychrolutes marcidus es un pez de la familia Psychrolutidae o escorpeniforme. Se trata de uno de los vecinos más famosos del pez dragón ya que también es un pez abisal de extrañas características, aunque en realidad no tienen ninguna relación. El pez gota habita a profundidades similares, entre los 500 y 1500 metros y presenta un llamativo aspecto aplastado y flácido. Su evolución tiene que ver con tener una piel gelatinosa menos densa que el propio agua lo que le permite flotar con facilidad ahorrando energía. Su aspecto se vuelve bastante llamativo si por accidente llegan a la superficie, la descompresión hace que su piel se hinche hasta quedar irreconocibles

Más artículos y productos que te van a encantar!

Un comentario en “Pez Dragón Negro, el terror de las profundidades”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *