Inicio » Blog de Dragones » Dragón Barbudo: Todo sobre la Pogona Vitticeps

Dragón Barbudo: Todo sobre la Pogona Vitticeps

El dragon barbudo es una especie de lagarto de cuerpo aplanado y recubierto de espinas blancas, un saurópsido de la familia de los agámidos. Tienen un aspecto robusto y espinoso así como ojos grandes y redondeados. Sus especializadas escamas forman proyecciones espinosas que cubren casi toda la superficie de su piel. Los dragones tienen crestas orbitales que nacen desde detrás de sus ojos cubriendo la cara y llegando a la punta del hocico. Sus fuertes patas están cubiertas de escamas puntiagudas en forma de cuña, cada pata tiene cinco dedos con garras en los extremos.

Este lagarto depende más del engaño que de la mordedura, tratando de parecer más grande y puntiagudo de lo que realmente es para cualquier depredador potencial. Los machos son más grandes que las hembras aunque tienen el cuerpo más aplanado. Cuando está en peligro, la bolsa gutural de los dragones macho se vuelve más prominente y oscura. El color de las pogonas normalmente depende de la temperatura y la localización. Son mayormente grises con sombras puntuales de negro, marrón, beige o naranja. El área alrededor de sus ojos y a los lados de la cabeza es a menudo de color amarillo.

Su cuerpo bajo y ancho le permite abrazar las superficies cuando está acostado, sin embargo cuando camina lo hace muy erguido y puede moverse con una velocidad considerable. La cola tiene casi la misma longitud de la cabeza y el cuerpo. La cabeza tiene forma triangular y puede parecer que tiene un patrón de rayas a lo largo de las mandíbulas. El Dragón Barbudo Oriental es mayormente gris mientras que al Dragon Barbudo Central se le puede encontrar en gran variedad de colores incluyendo tonos de rojo, marrón y amarillo, colores que suelen coincidir con el color del suelo que se encuentra en el hábitat del lagarto barbudo. Generalmente los machos tienen cabezas más grandes y de colores más brillantes que las hembras.

Hábitos y estilo de vida

Normalmente estos animales son diurnos, sin embargo después de días calurosos pueden ser vistos en las carreteras. El dragón barbudo es un excelente trepador, a menudo se le encuentra encaramado en arbustos así como en ramas de árboles y postes de cercas, pasando tanto tiempo encaramado como en el suelo. No son animales sociales, aunque a veces se congregan en grupos para alimentarse y tomar el sol. Al reunirse en grupos siguen cierta jerarquía: cuando se juntan para tomar el sol normalmente los individuos de mayor rango ocupan los lugares más altos y soleados y el resto del grupo toma los más bajos. Las hembras a menudo usan su barba para mostrar agresividad mientras que los machos la usan durante la temporada de apareamiento como parte del ritual de cortejo.

Hábitat y distribución

Los hábitats de la especie incluyen desde temperaturas tropicales y zonas áridas hasta bosques semiáridos, matorrales y praderas de montículos con árboles dispersos. El dragón barbudo central se encuentra en una banda a través del interior semiárido de Australia oriental, incluyendo la parte occidental de Nueva Gales del Sur y la región de Riverina, donde quiera que se pueda encontrar un hábitat adecuado.

Estacionalidad

A finales de la primavera, en torno a noviembre en su hemisferio, los machos son mucho más fáciles de ver que las hembras. Una hembra fue observada tomando el sol en invierno en torno a agosto, cuando la temperatura del aire era de 15º C. Durante la parte más calurosa de la temporada de actividad, los dragones suelen estar activos sólo durante las primeras horas de la mañana y las últimas de la tarde.

Alimentación y dieta

Estos lagartos omnívoros se alimentan de la vegetación, incluidos los frutos y las hojas en estado silvestre, así como de cualquier invertebrado (incluidas hormigas y escarabajos) y pequeños vertebrados (como los lagartos barbudos) que puedan atrapar. La dieta en cautiverio de esta especie en el Museo Australiano se proporciona en tres comidas en un período de una semana. Estas consisten en un pequeño alimento de vegetales picados un día, una pequeña porción de carne picada de canguro otro día, así como una mano llena de cucarachas y grillos para la tercera alimentación. Se cambia el momento y el orden de la dieta para simular las condiciones naturales y evitar el comportamiento estereotípico, en el que un animal tendrá patrones de actividad predecibles y esencialmente estará esperando a ser alimentado. Este alimento se complementa con calcio y vitaminas en polvo para asegurar que se proporcione una dieta nutricionalmente equilibrada.

Cuando se encuentra una presa o un trozo comestible de vegetación, la boca se abre rápidamente permitiendo que la lengua del dragón se incline hacia adelante. La lengua pegajosa arrastra el alimento hacia la boca donde es sostenido por los dientes y los fuertes músculos de la mandíbula. Estos trabajan rápidamente para matar o romper el animal o la planta antes de ser tragado. El Dragón Barbudo Central bebe del agua que queda libre, como un plato en cautiverio, pero también tiene otro método de beber que, aunque se observa en un recinto al aire libre, también puede ser utilizado en la naturaleza. Durante la lluvia ligera, un individuo se paraba sobre sus extremidades traseras con la cabeza y la cola inclinadas hacia abajo y, a medida que el agua corría por su cuerpo hasta la cabeza y el hocico, la lamía. El lagarto mantenía esta posición durante 20 o 30 minutos.

Otros comportamientos y adaptaciones

Esta especie suele tomar el sol para mantener la temperatura corporal. Cuando dicha temperatura corporal se eleva a niveles demasiado altos y quizá peligrosos, estos reptiles abren sus bocas para enfriar la sangre que pasa por su cabeza mediante el enfriamiento por evaporación a través de las membranas húmedas de sus bocas.

Estos dragones son trepadores hábiles, suelen encontrarse generalmente en los tocones de los árboles, las ramas, rocas y los postes de las cercas. Este lagarto suele colocarse en lugares altos desde los que se deleitará con la luz del sol y estará atento a posibles depredadores, presas, rivales y parejas. Durante épocas de calor extremo los dragones barbudos pueden permanecer encaramados en lugares sobre el suelo durante largos períodos de tiempo. Se ha llegado a observar machos que permanecieron subidos al mismo árbol a 3 metros sobre el suelo durante tres semanas.

Cuando estos lagartos se sienten amenazados se enfrentan al intruso con la boca bien abierta y la barba erizada para que la mandíbula parezca más grande. El dragón inhala aire rápidamente para expandir el cuerpo, logrando que los costados puntiagudos de su cabeza se expandan y su tamaño total parezca mayor para el agresor.

Estos dragones pueden cambiar rápidamente de color, se han observado espécimenes que han cambiado de color predominantemente de amarillo a casi negro en no más de unos pocos minutos. Los machos adultos a menudo cambian el color de su mandíbula inferior de la coloración normal a negro, haciendo que la barba llena de púas pacezca más llamativa.

Comunicación

Aparte de un tenue silbido cuando se sienten amenazados, los Dragones Barbudos no emiten casi ningún sonido. La comunicación se logra a través de la postura, la exhibición de colores, el movimiento de la cabeza y el de las patas. Se puede adivinar una jerarquía cuando estos lagartos, generalmente solitarios, se congregan en los lugares más soleados y en momentos de comida abundante. Los ejemplares dominantes mueven la cabeza e inflan la barba cuando se les reta como señal de poder. La sumisión se muestra agitando los antebrazos, lo que generalmente desactiva la confrontación, sin embargo si uno de los contendientes no recula los animales comenzarán a dar vueltas uno entorno al otro y se producirá un enfrentamiento o pelea.

Utilizan el balanceo de la cabeza para expresar muy diferentes mensajes con significado social; un balanceo lento es a menudo utilizado por las hembras adultas para señalar la sumisión a un macho, un balanceo rápido combinado con una barba inflada y ennegrecida es utilizado por los machos para señalar la dominación. Un violento balanceo de todo el cuerpo es utilizado por los machos justo antes del apareamiento. El movimiento de las patas es usado por ambos sexos; los machos usan el movimiento para mostrar sumisión a un macho dominante, las hembras para mostrar respuesta a un macho, combinado con un movimiento lento de la cabeza.

Comportamientos de cría

Los machos participan en combates que incluyen exhibiciones de sus barbas espinosas, caminar en círculos y mordeduras en la cola para establecer los derechos de apareamiento después del período invernal. El apareamiento se produce en la primavera, en la que el macho agarra a la hembra con sus mandíbulas y la sujeta por un pliegue de piel en el cuello antes de copular.

Como todos los lagartos los dragones barbudos son ponedores de huevos. El tamaño de las puestas varía entre 11 y 30 huevos. Hay pruebas que sugieren que las hembras pueden almacenar esperma, siendo capaces de hacer dos puestas consecutivas a partir de un mismo apareamiento. Los huevos recién puestos varían entre 23-29 mm de longitud y 17-18 mm de anchura. La incubación dura entre 78 y 85 días. Las crías tienen una longitud de 39 a 42 mm con una media de 38 mm.

Captura y cautiverio

Esta especie está protegida en Australia y no se puede recolectar en el medio silvestre, se requiere de un permiso en la mayoría de los estados y territorios para mantener esta especie en cautiverio. En cuanto a su estado de conservación esta especie no figura como amenazada. No obstante en otros muchos países no se encuentra protegida y podemos comprar un dragon barbudo al considerarse a menudo una de las especies conocidas de lagartos domésticos, de hecho esta especie despierta gran interés y hay mucha demanda de información sobre terrarios para pogonas en particular así como dudas acerca de cuidar dragones en general, también muchas consultas a webs y tiendas de mascotas especializadas referentes al precio precio de un dragón barbudo realizadas los muchos que ya han decidido adoptar uno.

Peligro para los humanos

Una mordedura de Dragón Barbudo adulto puede causar dolor, provocar heridas sangrantes o dejar un moretón. Evitar una mordedura de esta especie es sencillo ya que el lagarto resoplará, silbará, exhibirá su barba erizada e incluso huirá antes de llegar a morder, a lo que solo recurrirá si se siente físicamente amenazado o realmente estresado.

Investigaciones recientes han indicado que el dragón barbudo posee glándulas de veneno primitivas, el uso de veneno en estos lagartos aún no se entiende, sin embargo una mordedura de esta especie no debería ocasionar ningún efecto negativo a largo plazo. El lugar de la mordedura debe ser limpiado con un desinfectante suave, como con la mordedura de cualquier animal.

Otros artículos y productos que pueden gustarte!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *